HIDRATANTE Y LUMINOSIDAD

Factores como el clima, los cambios de temperatura, la humedad del ambiente, la polución, el estrés, el tabaco, el alcohol y la alimentación, entre otros, pueden alterar su equilibrio hídrico y dar lugar a la deshidratación, la cual afecta a todos los tipos de piel: normal, grasa, mixta, seca o sensible. Los síntomas más evidentes de la deshidratación son: sensación de tirantez, falta de flexibilidad, pérdida de suavidad, escozor y descamación. Afectando también a la luminosidad de la piel. Todo esto puedes solucionarlo con nuestros tratamientos de hidratación facial.

 

HIDRATACIÓN FACIAL CON ÁCIDO HIALURÓNICO

La hidratación profunda con ácido hialurónico no reticulado es un tratamiento mínimamente invasivo que consigue mejorar tono, firmeza, elasticidad y luminosidad de la piel. Todo ello sin necesidad de realizar tratamientos agresivos que impliquen períodos de recuperación.
Esta terapia está indicada tanto de forma aislada como formando parte de un plan de tratamiento para todos los rangos de edad y en cualquier época del año.